Tratamiento de hemorroides sangrantes

Entre lo diferente y únicos que podemos ser cada individuo por separado a nivel médico, anatómico y sintomático somos una agrupación de similitudes, por ende cualquier problema “vergonzoso” en su salud, lo padecen otro millón de individuos más, por ende acudir al médico cuando algo es diferente a lo usual no debe presentarse como una dificultad, una vergüenza o en el peor de los casos “ir inconsciente en brazos de un amigo”, cuando la solución temprana siempre es el mejor tratamiento.

Lo mismo ocurre con los padecimientos de “hemorroides” cuyos tratamientos son parte del día a día de muchas más personas de las que se cree, pues es uno de los padecimientos más comunes a nivel mundial.

Las hemorroides, (conocidas también como almorranas) son las vénulas y arteriolas del ano recubiertas por las almohadillas de tejido submucoso del conducto anal que contribuyen en el cuerpo manteniendo la presión anal y con el cierre efectivo del ano; por ende de manera general, todos tenemos hemorroides, el padecimiento de ellas se presenta cuando esas venas pasan de un estado continuo de flujo sanguíneo a uno interrumpido debido a un alza en los niveles de presión, generando en consecuencia “la enfermedad hemorroidal” lo que se traduce a dilataciones varicosas en forma de bolsa o inflamación de las venas hemorroidales producto de un cúmulo de sangre.

Las hemorroides pueden ser externas, internas o una combinación de ambas (interno-externa), y las hemorroides sangrantes corresponden al Grado I de las hemorroides Internas, las cuales no se ven, están en el interior -por encima del ano- y recubiertas de mucosa.

hemorroides internas

Grado I: La hemorroide es sangrante y está en el interior. No es visible en absoluto.

Hemorroides Sangrantes Sin Dolor

Las hemorroides no duelen a no ser que se trombosen o prolapsen (se queden fuera).
Son hemorroides sangrantes cuando el primer síntoma que se padece corresponde con la rectorragia (sangrado anal), también ocurre el picor o la inflamación, así como la presencia de bultos en el ano.

El sangrado anal se origina durante las evacuaciones intestinales. Los motivos que originan el sangrado no se definen en una explicación única, pero puede producirse por los esfuerzos al defecar o durante el parto, estreñimiento, diarrea, obesidad, embarazo y por mantener una misma postura durante mucho tiempo, generando en consecuencia presión en las venas dilatadas del ano haciendo que sangre.

Es de vital importancia tratar el padecimiento en el menor tiempo posible debido a que el sangrado excesivo puede afectar al punto de estar en una situación crítica con peligro de muerte. Además es importante identificar de donde proviene el sangrado, si del área del ano o del recto, para descartar así problemas más graves.

tratamiento hemorroides sangrantes

Tratamiento hemorroides sangrantes

 

El tratamiento primario de se enfoca en hallar los motivos que hacen que las hemorroides sangren, de manera de evitar que el sangrado se prolongue, además de permitir al cuerpo contar con suficiente tiempo para sanar naturalmente. Por ende, si la condición no es tan grave, las hemorragias sangrantes se pueden tratar en casa con una crema tópica o un ungüento para las hemorroides sangrantes
Se recomienda evitar el estreñimiento y mejorar los hábitos al ir al baño, considerando no presionar la salida de las heces (si luego de cinco (5) minutos, nada ha salido, lo mejor es levantarse y moverse un poco).

En cualquier caso que el problema sea más grave los médicos cuentan con técnicas como las bandas de goma atadas a la hemorroide, con el fin de que esta se caiga por sí sola, denominado ligadura; otro corresponde al uso de escleroterapia, donde se pueden inyectar medicamentos en los vasos sanguíneos hinchados con el objetivo de hacer que se encojan.

La cirugía es el último recurso para el tratamiento de hemorroides sangrantes, pero es un tratamiento doloroso y costoso. El tiempo de recuperación también es largo.

En resumen los tratamientos para las hemorroides incluyen:

  • Las cremas corticosteroides de venta libre (por ejemplo, cortisona) para ayudar a disminuir el dolor y la hinchazón.
  • Las cremas para hemorroides que contienen lidocaína para ayudar reducir el dolor.
  • Los ablandadores de heces ayudan a reducir el esfuerzo y el estreñimiento.
  • Las cosas que se pueden hacer para reducir la picazón incluyen:
  • Aplicar agua de hamamelis al área con motas de algodón.
  • Utilizar ropa interior de algodón.
  • Evitar el papel higiénico con perfumes o colores; usar toallitas para bebés en lugar de esto.
  • Tratar de no rascarse la zona.
  • Los baños de asiento, en agua tibia durante 10 a 15 minutos, pueden ayudar a que usted se sienta mejor.

Síntomas Hemorroides Sangrantes

Las hemorroides sangrantes suelen presentar unos síntomas similares a las hemorroides que no sangran. Con frecuencia no son dolorosas, pero si se forma un coágulo de sangre, pueden causar mucho dolor.

sintomas hemorroides sangrantes

  • Sangre roja brillante indolora proveniente del recto
  • Prurito anal
  • Dolor anal principalmente mientras se está sentado
  • Dolor intenso durante y después la defecación
  • Una o más protuberancias duras y sensibles cerca del ano
  • Pruebas y exámenes

Detección Hemorroides Sangrantes

  • El médico puede diagnosticar las hemorroides simplemente examinando la zona rectal.
  • Examen rectal
  • Sigmoidoscopia
  • Anoscopia

Causas Hemorroides Sangrantes

  • Son el resultado del aumento de presión en el ano. La presión provoca que las venas y los tejidos anales se hinchen. Este tejido puede sangrar, a menudo durante las deposiciones.
  • Las hemorroides pueden ser causadas por:
  • Esfuerzo durante las deposiciones.
  • Estreñimiento.
  • Sentarse durante períodos de tiempo prolongados, especialmente en el baño.
  • Ciertas enfermedades, como la cirrosis hepática.
  • Las hemorroides pueden estar dentro o por fuera del cuerpo:

Prevención de Hemorroides Sangrantes

  • El estreñimiento, el esfuerzo durante las defecaciones y sentarse en el baño por mucho tiempo aumentan el riesgo de hemorroides. Para prevenir el estreñimiento y las hemorroides, usted debe:
  • Tomar muchos líquidos.
  • Consumir una dieta rica en fibra de frutas, verduras y granos integrales.
  • Pensar en tomar suplementos de fibra.
  • Usar ablandadores de heces para prevenir el esfuerzo.
  • No sentarse durante más de cinco minutos sin evacuar, levantarse moverse un poco.

Más Artículos Interesantes

Comentar tratamiento