Hemorroides Externas e Internas

En este artículo puedes conocer los diferentes tratamientos para las hemorroides externas e internas.

Si sufres alguno de los síntomas descritos, acude de inmediato a tu médico para que te recete el tratamiento de hemorroides más adecuado para tu caso

Hemorroides externas

Como su nombre lo indica son las que de manera “literal” se salen. Se encuentran en el último tercio del ano o ya en el exterior, recubiertas de piel.

Suele tratarse de las hemorroides internas que salen al exterior, cuya principal complicación radica en la contracción del esfínter y su tendencia a atrapar a la hemorroide en el exterior volviéndose dura, dolorosa e imposible de reducir.

hemorroides-externas
Síntomas:

• Un bulto con apariencia de racimo de uvas en el ano.
• Comezón y dolor en el ano o alrededor.
• Algunas veces revientan generando sangre en la ropa interior, papel higiénico, la parte exterior de la deposición o en la taza del inodoro.

– Hemorroides externas: Trombosadas

La trombosis hemorroidal es una de las formas extremas de la clasificación hemorroide externa, básicamente es una complicación de las hemorroides simples debido a que está cuenta con la presencia de coágulos de sangre dentro de la propia hemorroide, ocasionando un cuadro agudo de intenso dolor al tacto además de inhibir acciones como los movimientos intestinales, la posibilidad de sentarse y de caminar.

tratamiento-de-hemorroide
Usualmente se soluciona de manera espontánea al cabo de unos días, disminuyendo tanto los síntomas como su tamaño de forma paulatina, reintroduciéndose al interior del conducto anal, sin embargo en algunas oportunidades puede conllevar necrosis y ulceración en la porción de hemorroide prolapsada y en el peor de los casos en todo el plexo hemorroidal, inclusive la pared rectal, produciendo una infección grave en la zona pelviana

– ¿Cómo curar hemorroides externas?

La mayoría de los casos, la curación ocurre espontáneamente, el trombo se reabsorbe gradualmente, minimizando la presión ejercida por el esfínter, y se restablece la circulación venosa normal, aliviando así el dolor al cabo de 3 días y el bulto entre 7 y 10 días. Por ende la recomendación se enfoca en tener una actitud adecuada, optando por el tratamiento conservador:

  • Uso de compresas frías o hielo para ayudar a minimizar las molestias.
  • Baños de asiento.
  • Analgésicos, para controlar el dolor.
  • Consulta habitual con el médico.
  • Suavizantes de heces, para facilitar la defecación.

– Hemorroides externas tratamiento

Tratamiento Quirúrgico para las Hemorroides trombosadas:

hemorroides-internas

De presentar demasiado dolor, o si los síntomas duran mucho tiempo, el médico podrá recomendarle un procedimiento quirúrgico para extirpar el coágulo con el fin de evitar que este se reviente, sangre o haga más daño.

  • Remoción de Coágulos: Procedimiento quirúrgico relativamente menor, donde el doctor aplicará anestesia local en la zona afectada y luego cortará el coágulo.
  • Escleroterapia: Procedimiento donde se inyecta un químico a la hemorroide para secarla.
  • Foto Coagulación Infrarroja: Procedimiento que consiste en tratar con un láser infrarrojo la hemorroide trombosada con el fin de quemarma. Técnica que sirve para las hemorroides más pequeñas.

Hemorroides Internas

Como su nombre lo indica son internas al exterior del ano y se encuentran en los dos tercios superiores del conducto anal, recubiertas por la submucosa segregada por el intestino. Las hemorroides que se clasifican como internas, afectan directamente a las venas dentro del recto, y en ocasiones presentan sangrado rectal. Una de sus características eventuales es tener la capacidad de estirarse hasta formar un bulto entorno al exterior del ano

  • Grado I: La hemorroide se localiza en el tejido submucoso. Puede defecar sangre roja viva. Se considera que es la más frecuente.
  • Grado II: Sobresalen al defecar pero se reintroducen espontáneamente, con el cese del esfuerzo.
  • Grado III: Salen al defecar, y el paciente debe reintroducirlas manualmente.
  • Grado IV: Don irreductibles y están siempre prolapsadas.

Hemorroides internas congestivas 

Son los “estrangulamientos” de venas alojadas en el recto, cerca del ano, que ocasionan que estas se congestionen aumentando de tamaño, produciendo la convergencia de algunas hacia afuera, mientras otras permanecen alojadas en el interior, a estas últimas se les denominan hemorroides internas, las cuales, también pueden salir dependiendo de la postura, la presión o la actividad realizada.

Las hemorroides internas al encontrarse normalmente en el interior del recto suelen ser menos incómodas y dolorosas que las hemorroides externas, sus síntomas característicos son los siguientes:

  • Manchas en la ropa interior: Las hemorroides internas al salir afuera del recto, dificultan la limpieza de la zona, lo que posteriormente ensucia la ropa interior.
  • Prolapso: Se trata de una sensación incomoda que provoca que el paciente tenga la necesidad de ir al baño sin ser necesario.
  • Irritación y picor anal: La picazón es provocada por el roce de la ropa interior con las hemorroides internas congestivas y la irritación comúnmente se genera cuando el paciente se rasca, lo que provoca pequeñas infecciones de la zona que aumentan la irritación y picor.
  • Dolor: Solo provocan dolor cuando salen al exterior y es difícil que vuelvan al interior del recto.
  • Sangrado: Es uno de los síntomas más comunes ya que las hemorroides internas son muy delicadas y al rosarlas sangran.

Síntomas hemorroides internas 

  • Hemorragia rectal no dolorosa, de tono rojo rutilante en las heces, papel higiénico o taza del inodoro.
  • Puede haber dolor con las hemorroides trombosadas o las hemorroides que no pueden reposicionarse en el conducto anal.
  • Hemorroides que se sobresalen después de una defecación; estás podrían volver a su lugar espontáneamente de lo contrario deben ser empujadas de manera manual.
  • Vago malestar anal.
  • Llenura después de una evacuación intestinal.
  • El dolor como síntoma poco común. Sin embargo, de ocurrir es irritable y doloroso. conocido como una hemorroide sobresaliente. 

Hemorroides internas tratamiento

Como recomendación para tratar y prevenir las hemorroides, así como para tener una vida saludable, es importante evitar tanto el estreñimiento como la diarrea, aumentar el consumo de agua y fibra en la dieta con el objetivo de ablandar y aglutinar las heces, facilitando así su expulsión.

Otra recomendación en el tratamiento es que mantenga limpia la zona del canal anal con el fin de evitar la irritación en el tejido sensible, también procure darse un baño tibio de asiento entre diez y quince minutos, dos a tres veces al día para reducir la inflamación y el dolor relacionados con las hemorroides.

El tratamiento mencionado para las hemorroides internas se centra en:

  • Aliviar los síntomas.
  • Aliviar el dolor
  • Aliviar la presión mediante el aumento de fibra y líquidos en la dieta.
  • Modificación de los hábitos intestinales.

Más Artículos Interesantes

Comentar tratamiento