Tratamiento quirúrgico de fascitis plantar

Aunque parezca algo exagerado, el dolor de talón causado por la fascitis plantar, aparte de superar la escala de tolerancia, es de hecho, bastante común. Generalmente se corrige con tratamientos no invasivos tales como medicamentos antiinflamatorios, ejercicios, estiramiento, uso de calzado adecuado, encintado entre otros.

Cuando los medios convencionales y habituales de tratamiento no generan ningún alivio; cuando el dolor del talón le es insoportable interfiriendo de forma importante en el desarrollo de sus actividades del día a día, significa que estos tratamientos no han sido eficaces.

Si no logra aliviar el dolor del talón con los tratamientos convencionales tiene que pensar en la posibilidad de una cirugía para resolver esta dolencia. No obstante, menos del 5% de las personas que padecen fascitis plantar requieren un tratamiento quirúrgico.

tratamiento de la fascitis plantar

La fascia plantar es un ligamento largo y delgado y se encuentra ubicado debajo de la piel en la base de su pie. Este ligamento conecta el talón con la parte frontal de su pie y da soporte al arco de este, cuando se inflama se genera la Fascitis Plantar, que además causa irritación, se produce principalmente en la inserción a la altura del calcáneo.

Inicialmente se produce la degeneración de las fibras, posteriormente una inflamación y microroturas de la zona de la inserción calcánea de la fascia plantar.

La inflamación de la fascia plantar que causa fascitis plantar es debido principalmente a modificaciones mecánicas del pie o en el caminar.
En casos más crónicos de fascitis plantar aparece un espolón en el calcáneo producido por la tracción de la fascia.

El espolón es la evidencia radiológica de alteración en la fascia plantar pero no es la causa del dolor.

Aunque en la mayoría de los casos, la fascitis plantar se desarrolla sin una causa específica ni identificable, existen muchos factores que a usted lo pueden hacer más propenso a esta condición:

  • Arco muy pronunciado
  • Obesidad
  • Actividad de impacto repetitivo bien sea nueva o aumentada (deportes o correr)
  • Músculos de las pantorrillas tensos que dificultan la flexión de sus pies.
  • Los síntomas que llevan a identificar la fascitis plantar incluyen:
  • Dolor al dar sus primeros pasos después de levantarse de la cama en la mañana, o por mucho tiempo de reposo. El dolor cesa después de caminar unos cuantos minutos.
  • Dolor en la base del pie cerca del talón.
  • Aumento del dolor después de realizar algún ejercicio o actividad (no durante esta).

Una vez que el médico le examine, podría pedir estudios por imágenes para ayudar a confirmar que el dolor en su talón es causado por fascitis plantar y no por otro problema.

Inicialmente, el tratamiento de la fascitis plantar consiste en brindar más reposo al pie, disminuir el tiempo de carrera y/o caminatas y si hay inflamación, colocar frio local.

Entre los tratamientos no quirúrgicos se encuentran: la fisioterapia (basada en terapia manual con algunas técnicas de electroterapia), las infiltraciones con un corticoide (no más de tres veces), las Ondas de Choque Extracorpóreas, las inyecciones con Plasma Rico en Plaquetas y el tratamiento con radiofrecuencia del nervio calcáneo medial e inferior.

Si los tratamientos previos fracasan podemos plantear algunas opciones quirúrgicas que puedan curar al paciente:

La operación de fascitis plantar

Al ser un procedimiento quirúrgico, la cirugía de fascitis plantar acarrea algunos riesgos y por ello los médicos en su mayoría insisten en mantener, al menos por 6 meses, tratamientos convencionales no quirúrgicos antes de considerar la necesidad de una cirugía. Otros médicos incluso insisten en tratamientos en el hogar hasta por 12 meses.

operacion de fascitis plantar

Sin embargo, si el caso es de una persona que no puede trabajar a causa del dolor del talón, si es un atleta y su carrera atlética está en peligro o simplemente no puede realizar sus actividades diarias por el intenso dolor que le produce la fascitis plantar, es mejor que considere la posibilidad de una cirugía.

Ante este tipo de cirugía, hay que tomar en cuenta que no existe garantía alguna de que el dolor desaparecerá completamente después de la misma. La cirugía es efectiva en la mayoría de los casos, sin embargo, existe entre un 20 y 25 por ciento de los pacientes que continúan presentando dolor de talón después haberse sometido a una cirugía de fascitis plantar.

El procedimiento quirúrgico más común para tratar la fascitis plantar consiste en el desprendimiento de la fascia plantar y consiste en la remoción de una parte de ligamento de la fascia plantar, para aliviar la inflamación y reducir la tensión.

La remoción de la fascia plantar puede realizarse con una cirugía abierta o endoscópica (introduciendo los instrumentos especiales de cirugía, a través de pequeñas incisiones). Ambos métodos se realizan bajo anestesia local, la cirugía abierta toma más tiempo para la recuperación.

La cirugía de liberación endoscópica es la alternativa más segura y está relacionada con recuperación más rápida y una mayor satisfacción por parte del paciente.

El cirujano le vendará el pie después de la cirugía y le colocará una bota o yeso posoperatorio que utilizara entre 3 a 7 días.

Las complicaciones por cirugía de fascitis plantar, aunque raras, pueden presentarse. Siempre existe el riesgo de infección, daño a los nervios, o complicaciones relacionadas con anestesia, también puede presentarse toxicidad sistémica y la persistencia o agravamiento del dolor de talón.

En este documento escrito por médicos puedes encontrar información útil sobre el tratamiento de la fascitis plantar

Recuperación tras la operación

Los resultados de la cirugía son buenos en la mayoría de los pacientes; sin embargo, como la cirugía no ofrece garantía de completa satisfacción, solo se recomienda después que se hayan agotado todas las medidas no quirúrgicas.

El médico podría recomendarle la bota o el yeso por más tiempo del habitual, siempre siga sus indicaciones. La recuperación no es inmediata y retomar la vida normal se hará en forma progresiva.

fascitis plantar

Es importante evitar estar de pie durante la primera semana, no prohíben caminar se recomienda evitar apoyar el pie lo más posible durante la primera semana. Esto reduce el dolor, el tiempo de recuperación y las posibles complicaciones.

Mantener el pie y el vendaje totalmente secos con la finalidad de disminuir el riesgo de infección
Hay que utilizar un calzado que te brinde apoyo después de que el cirujano quite el yeso o la bota.

Tiempo recuperación después de operación de fascitis plantar

En términos generales y si no se presentan complicaciones, el tiempo de recuperación después de la cirugía es de aproximadamente 3 a 6 semanas, tiempo en el que se debe restringir las actividades donde se levante peso; después de este tiempo comenzará a regresar a la actividad normal.

Después de la cirugía se realiza un programa de terapia física para el estiramiento y fortalecimiento gradual del pie. Siempre se prohíbe durante 3 meses posterior a la cirugía, las actividades atléticas, como correr.

Más Artículos Interesantes

 

Comentar tratamiento