Tratamiento fascitis plantar casero

Los seres humanos somos lo que la carga genética de nuestros padres estipula, con ello se tiene que algunos individuos tienen más resistencia que otros a ciertos eventos, como el hecho común de tener el pie plano y pasar demasiado tiempo de pie, por ejemplo; lo que se traduce a una situación que afecta en diversas medidas la fascia plantar, generando en consecuencia inflamación de la misma, no obstante a diferencia de otras dolencias, este padecimiento se puede mitigar con ciertos tratamientos caseros, que además de desempeñar función curativa aportan mejores condiciones al cuerpo para prevenir futuras lesiones.

fascitis plantar

De manera sencilla se puede definir a la fascia plantar como el ligamento o banda plana de tejido que conecta el hueso del talón a los dedos de los pies y apoya el arco del pie; y a su afección inflamatoria la fascitis plantar como la inflamación de la fascia plantar que se origina cuando el ligamento que sostiene el arco del pie se estira, se debilita, hinchándose e irritándose. Esta inflamación tambiñen se encuentra entre los principales responsables del dolor en el talón o en la parte inferior del pie, cuando se está parado o caminando.

Generalmente duele más al subir escaleras o después de permanecer de pie por mucho tiempo.

Esta afección es bastante común en personas de mediana edad y en las más jóvenes que como los atletas y soldados pasan mucho tiempo de pie.

Esta condición se puede presentar si:

  • Se despliegan demasiado los pies al caminar.
  • Los pies son de arcos altos o son pies planos.
  • Se pasa mucho tiempo parado, caminando o corriendo, especialmente en superficies duras.
  • Se tiene sobrepeso.
  • Se usan zapatos que están muy gastados o no se ajustan bien a los pies.
  • Se tiene tendones de Aquiles apretados.

Tratamiento casero:

  • Sostener en tensión los dedos, tocar la fascia plantar estirada, masajear con los dedos firmemente y en círculos hasta sentir relajada la planta del pie.
  • Realizar estiramientos con una cinta y masajes antes de levantarse de la cama cada mañana. Los masajes se ejecutan con pequeños movimientos circulares no más de diez segundos; comenzando por el talón y hacia los dedos del pie. Estos masajes también se pueden realizar después de haber estado mucho tiempo recostado o sentado.
  • Colocar hielo o compresas frías sobre la zona afectada durante 15 minutos cuatro veces al día, alivia el dolor y contribuye en la cura de la fascitis plantar al reducir la inflamación. Por ejemplo, congela agua en vasos desechables, rompe el borde y frota el hielo contra la planta del pie.
  • Realizar masajes aplicando presión con los pies apoyados sobre cilindros, botellas o latas muy frías. Esto permite fortalecer todo el arco del pie.
    Colocar el pie sobre una toalla y arrugarla con los dedos del pie. Mantener durante 30 segundos y soltar lentamente repetidas veces.
  • Para personas que permanecen mucho tiempo sentadas, se recomienda colocar los pies en un escalón inclinado o sobre un trozo de madera de 2.5 a 5 cm. de altura, esto mantiene los pies en estiramiento continuo.
  • Utilizar un calzado adecuado que sujete todo el pie y con el talón ligeramente levantado, que amortigüe los impactos que se producen al caminar, disminuyendo así la tensión y sobrecarga que se produce sobre la fascia.

Tratamiento con fisioterapia

El fisioterapeuta es de gran ayuda pues dependiendo de la historia clínica y el examen físico, determinará el plan de tratamiento más adecuado para lograr la normalidad de la fascia plantar y corregir los problemas que puedan existir a causa de dicha lesión.

Para aliviar los síntomas, principalmente la inflamación (irritación) y el dolor se puede emplear varias técnicas manuales e instrumentales de fisioterapia como: Crioterapia (aplicación de hielo), Estiramientos, Masoterapia, Terapia manual, Electroterapia analgésica y antiinflamatoria.

En una segunda fase del tratamiento, en la mayoría de los casos, el fisioterapeuta establece una serie de ejercicios que permiten fortalecer la musculatura del pie.

En ocasiones se hace necesario el uso de taloneras o férulas con acolchados para lograr amortiguar el impacto y el efecto del peso del cuerpo cuando se camina. Todo bajo la supervisión del médico especialista.

Ejercicios para la fascitis plantar

Existen diversos ejercicios indicados para fortalecer la musculatura del pie, que permiten tratar la lesión y evitar su recurrencia; entre ellos:

1. Pararse solo con las puntas de los pies y firmemente en el borde de un escalos (con los talones al aire), bajar lentamente los talones hacia el piso sin doblar las rodillas, dejando que se levanten en forma natural los dedos.

Se recomienda mantener la tensión por espacio de 30 segundos y regresar lentamente hasta la línea recta. Realizar 10 repeticiones 3 veces al día.

2. Apoyarse con ambas manos en una pared, colocar las piernas abiertas, una pierna delante y una atrás flexionada, mantener los talones firmemente contra el suelo sin despegarlos mientras se desliza el cuerpo hacia delante. Mantener la tensión por espacio de 30 segundos y regresar lentamente hasta la línea recta. Realizar 10 repeticiones 3 veces al día.

3. Apoyarse con ambas manos sobre la pared, con las piernas abiertas una delante y otra atrás ambas rectas, mantener los talones firmemente contra el suelo sin despegarlos mientras se desliza el cuerpo hacia delante. Se debe mantener la tensión por 30 segundos y regresar lentamente. Realizar 10 repeticiones 3 veces al día.

4. Halar hacia atrás los dedos del pie principalmente el dedo gordo, estirando así la planta del pie, mantener la tensión por 30 segundos y soltar lentamente. Realizar 10 repeticiones 3 veces al día.

Tratamiento con ondas de choque

El tratamiento con ondas de choque consiste en la aplicación de ondas sonoras de alta velocidad (1 a 4 ondas por segundo); como en los equipos de ultrasonidos, se coloca un gel entre el cabezal aplicador y la piel de la zona afectada, esto favorece la conducción de las ondas que como se orientan directamente a la lesión o área cercana estimulan los tejidos lesionados, frenando la inflamación, acelerando el proceso de curación.

tratamiento fascitis plantar

Tratamiento kinésico

Este tratamiento se utiliza en conjunto con fisioterapia y es la aplicación de las técnicas kinésicas habituales; es decir, ejercicios, masajes y/o movilizaciones articulares. Otra forma de tratamiento kinésico son las máquinas como el ultrasonido o la ultratermia.

Como los músculos son los responsables del movimiento. Sin la contracción muscular organizada y coordinada no podríamos movernos.

En tal sentido, con el tratamiento kinésico se persigue rehabilitar los músculos de los pies para proporcionar mayor y mejor soporte; contribuyendo así, a reducir el dolor y la inflamación de la fascitis plantar y evitar lesiones futuras.

Más Artículos Interesantes

Comentar tratamiento