Tratamiento de ciática natural

Los seres humanos somos anatómicamente compatibles, salvo por ciertas excepciones cuya condición de nacimiento los hace marcar una diferencia; aun así como seres humanos contamos con numerosos nervios entres los componentes del cuerpo.

Uno de los nervios es el nervio isquiático, también conocido como nervio ciático, es el más voluminoso y largo del organismo, en términos sencillos va desde la columna hasta los pies, en términos más específicos se forma desde las raíces de las vértebras L4, L5, S1 y S2 (Lumbar y Sacro).

tratamiento de ciatica

Este nervio se ve afectado y se inflama generando en consecuencia “La Ciática”

El término ciática no es un diagnóstico médico sino un grupo de síntomas de una condición médica existente, originados por la compresión, inflamación o irritación del nervio ciático el dolor que se produce, un dolor que recorre la parte inferior de la espalda, viaja a través del glúteo hacia la parte trasera de la pierna llegando hasta el pie; acompañado en muchos casos de hormigueo, entumecimiento o debilidad.

Los problemas más comunes de la parte inferior de la espalda que pueden causar síntomas de ciática serían: Hernia discal lumbar, Estenosis del canal lumbar, Discartrosis, Espondilolistesis ístmica, lesiones, tumores vertebrales, Síndrome piriforme o Disfunción de la articulación sacroilíaca.

La ciática, con frecuencia, se caracteriza por uno o más de los siguientes síntomas:

  • Dolor constante en un glúteo y pierna (rara vez en ambas piernas)
  • Dolor agudo que se intensifica al sentarse y que puede hacer difícil el levantarse o caminar
  • Dolor que a menudo se describe como hormigueo y/o ardor en las piernas.
  • Debilidad, entumecimiento y dificultad para mover la pierna, el pie y dedos.
  • Dolor que se irradia desde la espalda a través del glúteo hacia la pierna y posiblemente en el pie y los dedos del pie.

Tratamiento para calmar los síntomas y reducir/eliminar la inflamación:

Como la ciática es un síntoma de otra afección, la causa que la origina debe identificarse y tratarse. En algunos casos, no es necesario tratamiento y la recuperación se logra sola; en otros, es mejor un tratamiento farmacológico, acompañado de fisioterapia y otras acciones paralelas; en casos muy graves que comprometen la movilidad y desempeño independiente del paciente, se interviene quirúrgicamente, siendo esta la última opción a considerar.

Existen tratamientos, rutinas y acciones que en forma natural, sin necesidad de fármacos, contribuyen a reducir y/o eliminar los dolores y la inflamación del nervio ciático que da origen a los mismos.

Recomendaciones para reducir la inflamación y calmar los síntomas:

1. Aplicar compresas alternando frio y calor en el área del dolor, a intervalos de 20 minutos cada 2 horas. Para algunos pacientes comenzar con calor y luego frio les resulta más efectivo.

2. Disminuir la actividad física durante los primeros días, nunca reposo en cama.

3. Retomar el ejercicio físico después de 2 a 3 semanas. Realizar ejercicios para fortalecer el abdomen y mejorar la flexibilidad de la columna vertebral.

4. No levantar objetos pesados ni torcer la espalda durante las primeras 6 semanas desde que inicia dolor.

5. Fisioterapia.

Adicionalmente a estas recomendaciones, existe una serie de remedios caseros que han demostrado efectiva acción para mitigar el dolor y reducir la inflamación o irritación del nervio ciático.

Entre los remedios caseros tenemos:

  • Jugo de papas y apio: El jugo de papas y apio contribuye positivamente en el alivio de los dolores de la ciática; se debe extraer el jugo de ambos (papas y apio) para consumir inmediatamente 10 onzas de este jugo.
  • Infusión de sauce: La infusión de sauce se recomienda para aliviar la ciática ya que el sauce contiene salicina, sustancia que es el principio activo de la aspirina. La infusión se prepara hirviendo durante 15 minutos, medio litro de agua con un trozo de la corteza del árbol, se deja reposar, se cuela y se toma cada 8 horas.
  • Ortiga: Las propiedades de la ortiga ayudan a relajar el nervio ciático y disminuir el dolor. Se utiliza dos veces al día, se prepara un baño con un litro de infusión o se soba sobre la zona dolorida unas ramitas de ortiga fresca. Esto permite aliviar el dolor y desinflamar.
  • Tomillo y orégano: El tomillo y el orégano poseen propiedades anti-inflamatorias siendo muy buenos aliados en el alivio de los dolores de la ciática. Se prepara colocando en un litro de agua, una cucharada de tomillo fresco y una cucharada de orégano con una de ortiga, se mezcla y se lleva al fuego para que hierva durante 15 minutos, se retira, se deja reposar por más de 5 minutos, se cuela y se toma dos veces al día.
  • Ajo crudo: Se recomienda consumir el ajo crudo ya que este alimento contribuye a mantener la sangre caliente, promoviendo la buena circulación lo cual contribuye a aliviar el dolor.
  • Cataplasma de lúpulo: La cataplasma de lúpulo, se prepara hirviendo la hierba en agua durante 10 minutos, se envuelve en una gasa y se aplica sobre la zona del dolor, cubriéndola con un paño para conservar el calor.

Tratamiento de la ciática con fisioterapia

La mayoría de los planes para el tratamiento de la ciática incluye los ejercicios de fisioterapia que buscan el fortalecimiento, estiramiento y acondicionamiento aeróbico. Pacientes que cumplen un programa regular de ejercicios aeróbicos, con estiramiento y fortalecimiento pueden recuperarse más rápido del dolor ciático y son menos propensos a sufrir futuros ataques de la ciática.

ejercicios de ciatica

ejercicios para la ciatica

  • Ejercicios de fortalecimiento: Los ejercicios de fortalecimiento para la espalda además de fortalecer la parte inferior de esta, también fortalecen los músculos abdominales, los glúteos y los músculos de la cadera; de esta forma estos fuertes músculos del tronco, apoyan la columna vertebral aliviando el dolor al mantenerla alineada, facilitando los movimientos de estirar girarla, disminuyendo la posibilidad de lesión o daño.
  • Ejercicios de estiramiento: Como parte del programa de ejercicios para la ciática, los ejercicios de estiramiento están diseñados para ejercitar los músculos que por estar tiesos e inflexibles contribuyen al dolor, es importante el estiramiento del tendón de la corva.
  • Ejercicios aeróbicos de bajo impacto: Como componente complementario se incluyen ejercicios cardiovasculares de bajo impacto: caminar, nadar o hacer ejercicios aeróbicos acuáticos. Las actividades aeróbicas activan el intercambio de líquidos y nutrientes, contribuye a liberar endorfinas (analgésicos naturales del cuerpo), que contribuyen a disminuir el dolor ciático.

Siempre hay que tomar en cuenta que el estado físico, el nivel y la causa médica de fondo del dolor, son factores importantes en el diseño específico de los ejercicios.

Artículos relacionados

Comentar tratamiento